lunes, 6 de octubre de 2014

SENTIRSE MÍNIMO


Así me sentí mientras ascendía hacia la cumbre del volcán nevado Cayambre,es la cumbre más alta en los Andes al norte de la línea ecuatorial,con una altitud de aproximadamente 5790 m sobre el nivel del mar.




Buen día..
Helen.


  Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Creado a partir de la obra en http://lafragu.blogspot.com/.

24 comentarios:

  1. Proporciones Monumentales! nunca mejor dicho sentirse mínimo como hormigas, es una oportunidad envidiable haber podido estar allí felicidades, la foto es de NatGeo, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cansada muy cansada,pero con el alma llena de paz y de belleza así he llegado.. Un lugar maravilloso .. Gracias por tus palabras y por tu visita :)

      Eliminar
  2. Me imagino el silencio de la montaña, ya sabes ese que se escucha detrás de tu respiración exhausta cuando vas ascendiendo. La marcha se hace cada vez mas lenta y cuesta mover las extremidades. Cuando alcanzas TU cima es cuando te sientes realmente pequeño, muy pequeño y muy grande a la vez. O algo mas o menos así....
    Beso
    Pi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se empieza bien y con anímo,según vas ascendiendo hay que empezar a controlar la respiración,llega un momento que poner un pie delante de otro es todo un reto,pero en esos momentos es cuando te haces fuerte y sientes que la vida la fin y al cabo también es así.. Muchas veces cuesta seguir en la lucha... En esa inmensidad no hay nada,solo la respiración y el latir del corazón en tus sienes... En ese momento eres indestructible,eres etern@ como el hielo que pisas..Un abrazo :)

      Eliminar
  3. ¡Jolin!, Helen estas hecha una maquina, una alpinista (¿o debiera decir andinista?) en toda regla. Me das muy sana envida, que lo sepas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver lo primero,no te me pongas tan fino ,joder !!! jajajja.. No soy alpinista,ni andinista,solo intento hacer aquello que me gusta,que me llena,que me motiva.. Una de esas cosas es viajar,conocer ,experimentar y porque no subir montañas...Así que no tengas envidia ( ni sana ni de la otra) anímate y disfruta.. Un besazo David :)

      Eliminar
  4. Menuda hazaña y fantástica fotografía de ese paisaje inmenso!
    Besos y feliz comienzo de semana ^-^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pudimos llegar hasta arriba,nos cogió la noche y por eso tuvimos que hacer noche en el refúgio,pero no descarto volver y me quedo con lo experimentado que no es poco... Un besazo y buena semana para ti también :)

      Eliminar
  5. Impresionante sería la palabra que define esta imagen, ya no sólo por la magnitud de esa montaña, ni tan sólo por la proeza de aventurarse a hacer esa subida, sino que es impresionante como la has titulado que es la sensación que has experimentado allí, sintiéndote pequeña ante la grandeza del lugar.
    Te felicito, Helen, porque vives la vida con las ganas y el entusiasmo que se merece y porque me pones la piel de gallina con fotos así :)
    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cuento que uno de los motivos porque me vine a América,era la terrible situación económica ( como la de tantas famílias) tras llevar años en sendas empresas mi mujer y yo nos vimos en el paro,pagando alquiler,con dos coches y con una indemnización que iba a ser pan para hoy y hambre para mañana.. Ella es de Ecuador y decidimos empezar una nueva vida.. No ha sido facil,pero invertimos el dinero del paro aqui,hcimos dos departamentos para arrendar y una pequeña tienda de ultramarinos.. A día de hoy,no estamos montadas en el $ ni mucho menos,pero podemos hacer una de las cosas que mas nos gusta,viajar y afortunadamente,no tenemos que preocuparnos por el trabajo..Lo que vives y lo que experimentas,es loúnico que te vas a llevar de este mundo,he aprendido a ser despegada de las cosas,no soy consumista,ni materialista,eso si rica en experiencias,armonia y afecto... Me siento una mujer afortunada y lo propio es compartirlo... Un besazo muy fuerte :)

      Eliminar
    2. Ole y ole, Helen, eso es vivir en libertad y lo demás son puñetas!!
      Más besos.

      Eliminar
    3. Bueno también entiendo que cada persona es un mundo... Muchas gracias Montse :))

      Eliminar
  6. ¿Minima?, yo creo que tendría hasta miedo, al mismo tiempo que emoción, a mi cuadno algo me gusta mucho se me escapa el lagrimón, pero esto me infundiría tanto respeto que creo que ni brotarían, impresionada y agradecida de estos regalos que nos traes.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sobrecogedor,incluso irreal... según vas subiendo da la sensación que el volcán es un gran decorado de carton piedra que va rasgarse en cualquier momento,pero no,es real muy real y lo sientes tan vivo como lo estas tú.. Espero que las lagrimas sean de alegria y emoción ,no de pena.. Un besazo mi estimada mosca :)

      Eliminar
  7. Qué bonita sensación, Helen, sentirse mínimo porque todo lo que nos rodea es demasiado grande y precisamente no sólo en tamaño...

    Abrazos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sensación es abrumadora,pero a la vez enriquece y te da un subidón de adrenalida magíco...Un brazo :)

      Eliminar
  8. ¡Caray! yo lo más que he conseguido es subir sobre los 4.400 metros en la misma cordillera pero más al sur. Llegué a un punto en el que caminaba mecánicamente, con un sólo pensamiento el de poner un píe delante del otro una y otra vez. Cuando quise darme cuenta estaba sentado en la cumbre junto al guía y fumando un cigarro (entonces lo hacía) mientras esperábamos al resto del grupo. Si alguna vez he estado cerca de la zombificación fue ese día durante esa ascensión.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pudimos coronar,nos cogío la noche y tuvimos que quedarnos en un refúgio,pero lo volveremos a intentar... Conozco a la perfección esa sensación zombi.. y como te laten las sienes.. Bueno lo del cigarro me parece bestial... Yo no fumo mucho ( uno o dos y a veces ni eso).. pero cuando voy a hacer una cosa a sí procuro no fumar nada de nada en un par de días.. Sabras por experiencia lo inmenso que es subir es esas cumbres... Un abrazo Miguel :)

      Eliminar
  9. Bom dia, a sensação de fotografar num zona como a da imagem deve de ser maravilhosa, conseguiu uma foto exemplar num todo com enorme beleza.
    AG

    http://momentosagomes-ag.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisismas gracias.. La verdad es que es maravilloso poder contemplar algo así. Un saludo y gracias por la visita :)

      Eliminar
  10. No todo el mundo puede llegar a subir a tanta altura, pero sería una experiencia buena para todo el mundo...ahí se adquiere conciencia de nuestra pequeñez...me parece un excelente antídoto para combatir la soberbia y la prepotencia.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un excelente ejercicio de humildad,bien dices... Un abrazo :)

      Eliminar
  11. Guau, mi niña! 5790 metros. Es pronunciarlo y se me tapan los oídos y me falta el aire. Si, frente a esos metros te sientes mínimo pero cuando llegas a tu meta te debes sentir un GIGANTE!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos faltaron casi 1000 metros,nos cogió la noche y ya no pudimos subir,pero volveremos a intentarlo y sobre todo nos quedamos con la experiencia... Aún asi ya llevamos camino recorrido,ten encuenta que la ciudad en la que vivo esta a 2700 metros sobre el nivel del mar,con lo cual ya no hay que empezar desde cero... Un besazo Teresa :))

      Eliminar

lunes, 6 de octubre de 2014

SENTIRSE MÍNIMO


Así me sentí mientras ascendía hacia la cumbre del volcán nevado Cayambre,es la cumbre más alta en los Andes al norte de la línea ecuatorial,con una altitud de aproximadamente 5790 m sobre el nivel del mar.




Buen día..
Helen.


  Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Creado a partir de la obra en http://lafragu.blogspot.com/.

24 comentarios:

  1. Proporciones Monumentales! nunca mejor dicho sentirse mínimo como hormigas, es una oportunidad envidiable haber podido estar allí felicidades, la foto es de NatGeo, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cansada muy cansada,pero con el alma llena de paz y de belleza así he llegado.. Un lugar maravilloso .. Gracias por tus palabras y por tu visita :)

      Eliminar
  2. Me imagino el silencio de la montaña, ya sabes ese que se escucha detrás de tu respiración exhausta cuando vas ascendiendo. La marcha se hace cada vez mas lenta y cuesta mover las extremidades. Cuando alcanzas TU cima es cuando te sientes realmente pequeño, muy pequeño y muy grande a la vez. O algo mas o menos así....
    Beso
    Pi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se empieza bien y con anímo,según vas ascendiendo hay que empezar a controlar la respiración,llega un momento que poner un pie delante de otro es todo un reto,pero en esos momentos es cuando te haces fuerte y sientes que la vida la fin y al cabo también es así.. Muchas veces cuesta seguir en la lucha... En esa inmensidad no hay nada,solo la respiración y el latir del corazón en tus sienes... En ese momento eres indestructible,eres etern@ como el hielo que pisas..Un abrazo :)

      Eliminar
  3. ¡Jolin!, Helen estas hecha una maquina, una alpinista (¿o debiera decir andinista?) en toda regla. Me das muy sana envida, que lo sepas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver lo primero,no te me pongas tan fino ,joder !!! jajajja.. No soy alpinista,ni andinista,solo intento hacer aquello que me gusta,que me llena,que me motiva.. Una de esas cosas es viajar,conocer ,experimentar y porque no subir montañas...Así que no tengas envidia ( ni sana ni de la otra) anímate y disfruta.. Un besazo David :)

      Eliminar
  4. Menuda hazaña y fantástica fotografía de ese paisaje inmenso!
    Besos y feliz comienzo de semana ^-^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pudimos llegar hasta arriba,nos cogió la noche y por eso tuvimos que hacer noche en el refúgio,pero no descarto volver y me quedo con lo experimentado que no es poco... Un besazo y buena semana para ti también :)

      Eliminar
  5. Impresionante sería la palabra que define esta imagen, ya no sólo por la magnitud de esa montaña, ni tan sólo por la proeza de aventurarse a hacer esa subida, sino que es impresionante como la has titulado que es la sensación que has experimentado allí, sintiéndote pequeña ante la grandeza del lugar.
    Te felicito, Helen, porque vives la vida con las ganas y el entusiasmo que se merece y porque me pones la piel de gallina con fotos así :)
    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cuento que uno de los motivos porque me vine a América,era la terrible situación económica ( como la de tantas famílias) tras llevar años en sendas empresas mi mujer y yo nos vimos en el paro,pagando alquiler,con dos coches y con una indemnización que iba a ser pan para hoy y hambre para mañana.. Ella es de Ecuador y decidimos empezar una nueva vida.. No ha sido facil,pero invertimos el dinero del paro aqui,hcimos dos departamentos para arrendar y una pequeña tienda de ultramarinos.. A día de hoy,no estamos montadas en el $ ni mucho menos,pero podemos hacer una de las cosas que mas nos gusta,viajar y afortunadamente,no tenemos que preocuparnos por el trabajo..Lo que vives y lo que experimentas,es loúnico que te vas a llevar de este mundo,he aprendido a ser despegada de las cosas,no soy consumista,ni materialista,eso si rica en experiencias,armonia y afecto... Me siento una mujer afortunada y lo propio es compartirlo... Un besazo muy fuerte :)

      Eliminar
    2. Ole y ole, Helen, eso es vivir en libertad y lo demás son puñetas!!
      Más besos.

      Eliminar
    3. Bueno también entiendo que cada persona es un mundo... Muchas gracias Montse :))

      Eliminar
  6. ¿Minima?, yo creo que tendría hasta miedo, al mismo tiempo que emoción, a mi cuadno algo me gusta mucho se me escapa el lagrimón, pero esto me infundiría tanto respeto que creo que ni brotarían, impresionada y agradecida de estos regalos que nos traes.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sobrecogedor,incluso irreal... según vas subiendo da la sensación que el volcán es un gran decorado de carton piedra que va rasgarse en cualquier momento,pero no,es real muy real y lo sientes tan vivo como lo estas tú.. Espero que las lagrimas sean de alegria y emoción ,no de pena.. Un besazo mi estimada mosca :)

      Eliminar
  7. Qué bonita sensación, Helen, sentirse mínimo porque todo lo que nos rodea es demasiado grande y precisamente no sólo en tamaño...

    Abrazos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sensación es abrumadora,pero a la vez enriquece y te da un subidón de adrenalida magíco...Un brazo :)

      Eliminar
  8. ¡Caray! yo lo más que he conseguido es subir sobre los 4.400 metros en la misma cordillera pero más al sur. Llegué a un punto en el que caminaba mecánicamente, con un sólo pensamiento el de poner un píe delante del otro una y otra vez. Cuando quise darme cuenta estaba sentado en la cumbre junto al guía y fumando un cigarro (entonces lo hacía) mientras esperábamos al resto del grupo. Si alguna vez he estado cerca de la zombificación fue ese día durante esa ascensión.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pudimos coronar,nos cogío la noche y tuvimos que quedarnos en un refúgio,pero lo volveremos a intentar... Conozco a la perfección esa sensación zombi.. y como te laten las sienes.. Bueno lo del cigarro me parece bestial... Yo no fumo mucho ( uno o dos y a veces ni eso).. pero cuando voy a hacer una cosa a sí procuro no fumar nada de nada en un par de días.. Sabras por experiencia lo inmenso que es subir es esas cumbres... Un abrazo Miguel :)

      Eliminar
  9. Bom dia, a sensação de fotografar num zona como a da imagem deve de ser maravilhosa, conseguiu uma foto exemplar num todo com enorme beleza.
    AG

    http://momentosagomes-ag.blogspot.pt/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisismas gracias.. La verdad es que es maravilloso poder contemplar algo así. Un saludo y gracias por la visita :)

      Eliminar
  10. No todo el mundo puede llegar a subir a tanta altura, pero sería una experiencia buena para todo el mundo...ahí se adquiere conciencia de nuestra pequeñez...me parece un excelente antídoto para combatir la soberbia y la prepotencia.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un excelente ejercicio de humildad,bien dices... Un abrazo :)

      Eliminar
  11. Guau, mi niña! 5790 metros. Es pronunciarlo y se me tapan los oídos y me falta el aire. Si, frente a esos metros te sientes mínimo pero cuando llegas a tu meta te debes sentir un GIGANTE!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos faltaron casi 1000 metros,nos cogió la noche y ya no pudimos subir,pero volveremos a intentarlo y sobre todo nos quedamos con la experiencia... Aún asi ya llevamos camino recorrido,ten encuenta que la ciudad en la que vivo esta a 2700 metros sobre el nivel del mar,con lo cual ya no hay que empezar desde cero... Un besazo Teresa :))

      Eliminar