jueves, 21 de agosto de 2014

INDUSTRIAL & II















Me contaban que los niñ@s a partir de los ocho años y con consentimiento paterno podían trabajar en la fábrica.. Junto con las mujeres y al tener las manos pequeñas y finas,se ocupaban de separar el algodón de la rama, para luego pasarlo a las pabiladoras...
La planta contaba con sección de teñido, planchado y secado,esto no se hacía con luz electrica, si no con una caldera gigantesca de leña que asemejaba la cabeza de una locomotora y que tenía a tres hombres diariamente alimentandola para producir el vapor suficiente..Era un verdadero infierno.
Fue una época prospera para la región,por lo menos un miembro de cada familia de la parroquia de Andrade Marín trabajaba en la fábrica.. La producción era extensiva a las 24 horas del día con turnos de trabajo de 12 a 14 horas y para aquellos entonces el sueldo era de los mejores del país,ya que pagaban el básico y afiliaban a los trabajadores al seguro social...
Me mostraron la caja fuerte de 1924,que aún esta sin abrir y que no se abrirá hasta dentro de un par de años,cuando ya no queden trabajadores vivos.. Los que quedan están ya todos jubilados... Pero seguro que guarda sorpresas... 

Buen día...
Helen.




Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Creado a partir de la obra en http://lafragu.blogspot.com/.

12 comentarios:

  1. Estas entradas me recuerdan a Béjar (Salamanca) que en su día fue un emporio textil y hoy está así, con sus máquinas paradas y silenciosas. Por la caja fuerte ni te preocupes, no habrá sorpresa alguna más que la que quieran hacer ver que hay pues con toda seguridad hace tiempo que fue abierta y revisada por si acaso quedaba algo de plata.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas,lo de la caja fuerte es todo un problema,ya que en el año 97 cuando se cerró la fábrica,el IESS ( Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social) Reclamo y se apodero del edificio,como dueño,cuando parece ser que hay parciticiones que corresponden a trabajadores.. No creo que en la caja fuerte encuentren dinero,pero quizás si algunos documentos importantes... Un abrazo Miguel :)

      Eliminar
  2. Apasionante relato, Helen. Tambien aqui en Morella y alrededores se desarrollo una prospera industria textil de la que ha sobrevivido mal que bien el complejo de la Fabrica Giner que en la actualidad se ha convertido en lugar de esparcimiento. Enhorabuena por el trabajo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David,estos sitios guardan un encanto especial,que guardan la esencia de los que allí trabajaron.. Un abrazo :)

      Eliminar
  3. En los tiempos de ahora parece una monstruosidad, el trabajo de los niños de ocho años, la escolaridad es obligatoria en dicha edad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que hoy en día y dentro del mundo civilizado,nadie contrata o hace trabajar a menores y menos a ñiñ@s de ocho años,pero a principios del siglo XX era algo habitual y mas teniendo en cuenta la precariedad de las familias... Afortunadamente eso son tiempos pasados.. Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Que buena historia, ojalá se encuentre algo interesante en la caja fuerte, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la caja a mas que dinero ( que por otro lado sería fuera de curso legal) lo que posiblemente se encuentre sean papeles,pero no deja de ser interesante.. Un beso Pilar :)

      Eliminar
  5. Completo foto-reportaje, muy interesante, una pincelada mas de la historia de cualquier lugar. Bsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,por las palabras y por la visita :)

      Eliminar
  6. Poniéndome al día de tus entradas, Helen, llego hasta este post que me ha encantado por las fotografías, las piezas que muestras, tu relato y por recordarme a una joven de Utrera que manejaba sola y como nadie dos telares industriales... ^-^
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ese recuerdo de la joven de Utrera,fue lo primero que me vino a la cabeza cuando entré en esa fábrica.. De repente empecé a oir las maquinas sonando y a las mujeres trabajando... Te aseguro que fué una visita inolvidable y verdadero viaje en el tiempo... Un abrazo Piola :)

    ResponderEliminar

jueves, 21 de agosto de 2014

INDUSTRIAL & II















Me contaban que los niñ@s a partir de los ocho años y con consentimiento paterno podían trabajar en la fábrica.. Junto con las mujeres y al tener las manos pequeñas y finas,se ocupaban de separar el algodón de la rama, para luego pasarlo a las pabiladoras...
La planta contaba con sección de teñido, planchado y secado,esto no se hacía con luz electrica, si no con una caldera gigantesca de leña que asemejaba la cabeza de una locomotora y que tenía a tres hombres diariamente alimentandola para producir el vapor suficiente..Era un verdadero infierno.
Fue una época prospera para la región,por lo menos un miembro de cada familia de la parroquia de Andrade Marín trabajaba en la fábrica.. La producción era extensiva a las 24 horas del día con turnos de trabajo de 12 a 14 horas y para aquellos entonces el sueldo era de los mejores del país,ya que pagaban el básico y afiliaban a los trabajadores al seguro social...
Me mostraron la caja fuerte de 1924,que aún esta sin abrir y que no se abrirá hasta dentro de un par de años,cuando ya no queden trabajadores vivos.. Los que quedan están ya todos jubilados... Pero seguro que guarda sorpresas... 

Buen día...
Helen.




Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Creado a partir de la obra en http://lafragu.blogspot.com/.

12 comentarios:

  1. Estas entradas me recuerdan a Béjar (Salamanca) que en su día fue un emporio textil y hoy está así, con sus máquinas paradas y silenciosas. Por la caja fuerte ni te preocupes, no habrá sorpresa alguna más que la que quieran hacer ver que hay pues con toda seguridad hace tiempo que fue abierta y revisada por si acaso quedaba algo de plata.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas,lo de la caja fuerte es todo un problema,ya que en el año 97 cuando se cerró la fábrica,el IESS ( Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social) Reclamo y se apodero del edificio,como dueño,cuando parece ser que hay parciticiones que corresponden a trabajadores.. No creo que en la caja fuerte encuentren dinero,pero quizás si algunos documentos importantes... Un abrazo Miguel :)

      Eliminar
  2. Apasionante relato, Helen. Tambien aqui en Morella y alrededores se desarrollo una prospera industria textil de la que ha sobrevivido mal que bien el complejo de la Fabrica Giner que en la actualidad se ha convertido en lugar de esparcimiento. Enhorabuena por el trabajo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David,estos sitios guardan un encanto especial,que guardan la esencia de los que allí trabajaron.. Un abrazo :)

      Eliminar
  3. En los tiempos de ahora parece una monstruosidad, el trabajo de los niños de ocho años, la escolaridad es obligatoria en dicha edad.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que hoy en día y dentro del mundo civilizado,nadie contrata o hace trabajar a menores y menos a ñiñ@s de ocho años,pero a principios del siglo XX era algo habitual y mas teniendo en cuenta la precariedad de las familias... Afortunadamente eso son tiempos pasados.. Un abrazo :)

      Eliminar
  4. Que buena historia, ojalá se encuentre algo interesante en la caja fuerte, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la caja a mas que dinero ( que por otro lado sería fuera de curso legal) lo que posiblemente se encuentre sean papeles,pero no deja de ser interesante.. Un beso Pilar :)

      Eliminar
  5. Completo foto-reportaje, muy interesante, una pincelada mas de la historia de cualquier lugar. Bsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,por las palabras y por la visita :)

      Eliminar
  6. Poniéndome al día de tus entradas, Helen, llego hasta este post que me ha encantado por las fotografías, las piezas que muestras, tu relato y por recordarme a una joven de Utrera que manejaba sola y como nadie dos telares industriales... ^-^
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ese recuerdo de la joven de Utrera,fue lo primero que me vino a la cabeza cuando entré en esa fábrica.. De repente empecé a oir las maquinas sonando y a las mujeres trabajando... Te aseguro que fué una visita inolvidable y verdadero viaje en el tiempo... Un abrazo Piola :)

    ResponderEliminar