INTIMIDAD




Mirar por la ventana, dejar la mirada suspendida en un cristal no es sinónimo de perder el tiempo. Porque a veces, quien mira por ese umbral no tiene interés alguno en ver el mundo exterior. Lo que busca es atravesar su reflejo para navegar por la introspección, alcanzar sus mundos interiores en busca de nuevas posibilidades. Pocos ejercicios mentales pueden ser en realidad más saludables.

Buen fin de semana.

Helen.

10 comentarios:

  1. Sí, es mirar para mirarse, no hay mejor ejercicio para el alma y la imagen ayuda, es muy onírica.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu punto de vista y también admiro tu reciente trabajo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Ay las ventanas indiscretas! lo que pueden dar de si. Muy bonita insinuando los reflejos y mostrando las intimidades tras la ventana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una ventana como bien dices da para mucho.. Un saludo :)

      Eliminar
  4. Creo que has reflejado muy bien ese momento íntimo

    ResponderEliminar
  5. Primero de todo disculparme porque últimamente devuelvo poco las visitas que me haces, pero es que estoy liadísimo y apenas tengo tiempo, pero quiero que sepas que siempre que puedo sigo tu trabajo con interés.
    Un abrazo, mejor dos o tres por si tardo en pasarme por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes pues todos andamos igual.. Recibo tus palabras con gratitud al igual que tus abrazos.. Besos. :)

      Eliminar