lunes, 6 de mayo de 2013

MAGDALENA ROMERO,BIBLIOTECARIA Y GUARDIAN DE LAS PALABRAS.

Cuantas veces no habremos pasado por delante de una casa, patio ó edificio ignorando las historias y tesoros que alberga en su interior....
La casa de la cultura de Ibarra  es una de esa joyas.

Ingresando por una pequeña puerta entramos en un patio porticado que bien pareciera de cualquier casa solariega de Castilla-La Mancha,pero no,estamos a mas 12.000 kilómetros de distancia.



 

En una esquina y casi escondido se encuentra el corazón  de esta casa..





La biblioteca de la casa de la cultura lleva por nombre "Alfredo Perez Guerrero" ya qué fué la familia de este insigne doctor quien a su muerte donó la casa y la colección de libros del Galeno.

El nacimiento de la casa de la cultura y de la biblioteca se remonta al 5 de Marzo de 1953,cuando un grupo de intelectuales ibarreños deciden reunirse para hablar de literatura en un pequeño café situado dos calles más arriba de donde hoy se ubica la casa de la cultura.
Estos socios fundadores,empezaron a dejar sus libros en el local y así poco a poco fué creciendo el fondo de la biblioteca que a día de hoy tiene 14.000 ejemplares. 



 Doña Magdalena Romero es la bibliotecaria de este centro desde el año 1976 con lo cual ha sido la única espectadora desde dentro de la puesta en marcha de esta iniciativa cultural.
Me cuenta que el libro más antiguo que tienen documentado es un manual de medicina del año 1715,al preguntarle si sabe su origen o su historia,me dice con una sonrisa qué ese libro ya estaba aquí cuando ella llegó.

  
Se queja  de  que el presupuesto  que reciben  por parte del estado y la municipalidad es bien escaso,apenas 1000 $ anules los cuales no dán para poder comprar muchos libros.
 Tienen talleres literarios gratuitos enfocado a los más jóvenes,así como varias publicaciones mensuales que hace el centro para sufragarse....
Le entristece el hecho de que cada día se lea menos y que la gente no tenga la responsabilidad de los libros para con la biblioteca,que no exista cultura literaria en el país ya que según sus palabras  "internet se ocupa de destruir lectores y de hacer a los jovenes más vagos."

  

No quiso salir en las fotografías dice que es muy tímida,pero me instó a inmortalizar el anaquel del fondo de la sala donde se guardan las condecoraciones y títulos otorgados por el ministerio de cultura a su buen hacer.







En la actualidad la gran mayoría de usuarios son estudiantes de secundaria y algún que otro historiador despistado..Por eso han ampliado poniendo 6 computadoras con acceso a internet y servicio de fotocopias.
Curiosamente también tiene una pequeña sección de hemeroteca,donde se pueden consultar dos periódicos locales. El Norte y La Hora. 
 




Photos by La Fragua Don't use them without permission


Agradezco sobre manera la amabilidad con que Doña Magdalena nos atendió y el cariño con el que habla de su profesión. A punto de cumplir los 68 años dice que el día que deje los libros,será porque este muerta.

Curiosa personalidad la del personaje.

Buen Lunes.

Helen.


--> -->

4 comentarios:

  1. Que pena que las ayudas sean tan escasas para lugares tan interesantes como estos...

    Me hace gracia escuchar hoy en día a algunas madres (de mi edad) que dicen verse obligadas a poner internet a los niños, porque de lo contrario no podrían hacer los trabajos para el colegio etc y me hace gracia porque yo siempre he ido a la biblioteca para realizar los trabajos del colegio, no existía internet o pocos lo tenían y oye!! sacaba muy buenas notas... pero es que acostumbrarse a "lo bueno" (o lo cómodo) es muy fácil... Internet está genial para muchas cosas, pero es cierto que nos hemos metido en un bucle, que sin internet (ni teléfonos móviles) somos capaces de hacer casi nada.

    Besazos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que los estudiantes y los que no lo son se han acostumbrado al "corta y pega" sin ni tan siquiera leer lo que copian...El caso es que tenga muchas hojas y parezca un "tocho"..Cuando yo era estudiante,no habia internet,ni telefonos moviles,ni tablet ni puñetas en vinagre,todo era a base de codos y de hacer resumenes...No digo que internet sea malo,pero es como todo si se abusa y se le da un mal uso,los estudiantes aprenderan como lorospero no razonaran su contenido.
      Al no haber demanda literaria,no hay presupuesto..Eso es aqui y en Pekin por desgracia.
      Gracias por visitarme...Saluditos.Helen.

      Eliminar
  2. Mira no le faltan razones a Doña Magdalena, y se ve que en todas partes cuecen habas, pues si te digo que el otro día escuche en la radio que en ocasiones hay bibliotecas que no aceptan ejemplares en papel, ¿cómo te quedas?, así es, sí, así es.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tengo varios libros descargados de la red,ya que desgraciadamente el precio en este país de los libros es astronomico y por otro lado muy dificl encontarlos,a no se que me vaya a Quito (120 km de Ibarra) a una libreria especializada...
    Aunque en los tiempos que corren todo está digitalizado,el placer de leer con un libro en la mano,olerlo,pasar sus paginas no tiene precio....Al paso que vamos las ediciones impresas quedaran como piezas de museo y eso es una pena.
    Luego en paises como esté donde solo el 1% de la población tiene el habito de la lectura,el ciber espacio tiene campo abonado para triunfar....Es una lastima...Saludos. Helen.

    ResponderEliminar

lunes, 6 de mayo de 2013

MAGDALENA ROMERO,BIBLIOTECARIA Y GUARDIAN DE LAS PALABRAS.

Cuantas veces no habremos pasado por delante de una casa, patio ó edificio ignorando las historias y tesoros que alberga en su interior....
La casa de la cultura de Ibarra  es una de esa joyas.

Ingresando por una pequeña puerta entramos en un patio porticado que bien pareciera de cualquier casa solariega de Castilla-La Mancha,pero no,estamos a mas 12.000 kilómetros de distancia.



 

En una esquina y casi escondido se encuentra el corazón  de esta casa..





La biblioteca de la casa de la cultura lleva por nombre "Alfredo Perez Guerrero" ya qué fué la familia de este insigne doctor quien a su muerte donó la casa y la colección de libros del Galeno.

El nacimiento de la casa de la cultura y de la biblioteca se remonta al 5 de Marzo de 1953,cuando un grupo de intelectuales ibarreños deciden reunirse para hablar de literatura en un pequeño café situado dos calles más arriba de donde hoy se ubica la casa de la cultura.
Estos socios fundadores,empezaron a dejar sus libros en el local y así poco a poco fué creciendo el fondo de la biblioteca que a día de hoy tiene 14.000 ejemplares. 



 Doña Magdalena Romero es la bibliotecaria de este centro desde el año 1976 con lo cual ha sido la única espectadora desde dentro de la puesta en marcha de esta iniciativa cultural.
Me cuenta que el libro más antiguo que tienen documentado es un manual de medicina del año 1715,al preguntarle si sabe su origen o su historia,me dice con una sonrisa qué ese libro ya estaba aquí cuando ella llegó.

  
Se queja  de  que el presupuesto  que reciben  por parte del estado y la municipalidad es bien escaso,apenas 1000 $ anules los cuales no dán para poder comprar muchos libros.
 Tienen talleres literarios gratuitos enfocado a los más jóvenes,así como varias publicaciones mensuales que hace el centro para sufragarse....
Le entristece el hecho de que cada día se lea menos y que la gente no tenga la responsabilidad de los libros para con la biblioteca,que no exista cultura literaria en el país ya que según sus palabras  "internet se ocupa de destruir lectores y de hacer a los jovenes más vagos."

  

No quiso salir en las fotografías dice que es muy tímida,pero me instó a inmortalizar el anaquel del fondo de la sala donde se guardan las condecoraciones y títulos otorgados por el ministerio de cultura a su buen hacer.







En la actualidad la gran mayoría de usuarios son estudiantes de secundaria y algún que otro historiador despistado..Por eso han ampliado poniendo 6 computadoras con acceso a internet y servicio de fotocopias.
Curiosamente también tiene una pequeña sección de hemeroteca,donde se pueden consultar dos periódicos locales. El Norte y La Hora. 
 




Photos by La Fragua Don't use them without permission


Agradezco sobre manera la amabilidad con que Doña Magdalena nos atendió y el cariño con el que habla de su profesión. A punto de cumplir los 68 años dice que el día que deje los libros,será porque este muerta.

Curiosa personalidad la del personaje.

Buen Lunes.

Helen.


--> -->

4 comentarios:

  1. Que pena que las ayudas sean tan escasas para lugares tan interesantes como estos...

    Me hace gracia escuchar hoy en día a algunas madres (de mi edad) que dicen verse obligadas a poner internet a los niños, porque de lo contrario no podrían hacer los trabajos para el colegio etc y me hace gracia porque yo siempre he ido a la biblioteca para realizar los trabajos del colegio, no existía internet o pocos lo tenían y oye!! sacaba muy buenas notas... pero es que acostumbrarse a "lo bueno" (o lo cómodo) es muy fácil... Internet está genial para muchas cosas, pero es cierto que nos hemos metido en un bucle, que sin internet (ni teléfonos móviles) somos capaces de hacer casi nada.

    Besazos.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que los estudiantes y los que no lo son se han acostumbrado al "corta y pega" sin ni tan siquiera leer lo que copian...El caso es que tenga muchas hojas y parezca un "tocho"..Cuando yo era estudiante,no habia internet,ni telefonos moviles,ni tablet ni puñetas en vinagre,todo era a base de codos y de hacer resumenes...No digo que internet sea malo,pero es como todo si se abusa y se le da un mal uso,los estudiantes aprenderan como lorospero no razonaran su contenido.
      Al no haber demanda literaria,no hay presupuesto..Eso es aqui y en Pekin por desgracia.
      Gracias por visitarme...Saluditos.Helen.

      Eliminar
  2. Mira no le faltan razones a Doña Magdalena, y se ve que en todas partes cuecen habas, pues si te digo que el otro día escuche en la radio que en ocasiones hay bibliotecas que no aceptan ejemplares en papel, ¿cómo te quedas?, así es, sí, así es.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tengo varios libros descargados de la red,ya que desgraciadamente el precio en este país de los libros es astronomico y por otro lado muy dificl encontarlos,a no se que me vaya a Quito (120 km de Ibarra) a una libreria especializada...
    Aunque en los tiempos que corren todo está digitalizado,el placer de leer con un libro en la mano,olerlo,pasar sus paginas no tiene precio....Al paso que vamos las ediciones impresas quedaran como piezas de museo y eso es una pena.
    Luego en paises como esté donde solo el 1% de la población tiene el habito de la lectura,el ciber espacio tiene campo abonado para triunfar....Es una lastima...Saludos. Helen.

    ResponderEliminar