jueves, 25 de abril de 2013

UNA TARANTULA ,UNA AVISPA Y UNAS ARENAS MOVEDIZAS

He dejado para el final de nuestro periplo amazónico la parte menos amable y mas dura tanto física como psicologícamente.
Pase toda la noche oyendo un montón de ruidos y pasos al rededor de nuestra cabaña,pero mi valentía a las 3 de la mañana estaba en modo apagado y ni pensé en dejar mi catre con mosquitera para salir a mirar.
Al despertar me incorporé  en la colchoneta  y un simpático animalito negro, peludo del tamaño de mi mano y con ocho patas estaba posado en una viga de la cabaña mirando con suma atención a una mantis religiosa, y preparando el letal ataque para desayunarsela.....Di un salto,corriendo y descalza me fuí a buscar a Baltasar para que me salvara de semejante bicho. Esas tarántulas solo las había visto en los documentales de la 2 y en el museo de ciencias naturales,muertas y tras un cristal. 
El pobre Baltasar pensó que algo grave pasaba al verme llegar como alma que lleva el diablo.
-Baltasar,le dije..Ayudame hay una tarántula enorme en mi cabaña ..¿Que hago?.
Yo no tenia intención alguna de hacerle daño a semejante bicho,lo que quería es que se fuese de allí y poder vestirme tranquila...Pero la respuesta y la solución de Baltasar me dejo mas intranquila si cabe.
_"Ve a la cabaña y hazte amiga de la tarántula,así no te hará nada".....
Vamos ni harta de cocacola,una cosa es mimetizarse con el medio,tener sensibilidad hacia los animales y otra muy distintas es ponerme a intimar con esa pedazo de araña de pelos irritantes y aspecto amenazador.
Tras el ajetreado despertar,desyauno con agua de río y de nuevo a caminar...Empieza la aventura del día de hoy.

      
Llegamos a la entrada Este. Cogimos  un 4x4 hasta aquí, ya que nuestra ruta de hoy se encuentra a 20 kilómetros de nuestro campamento.
Cogemos el camino de ingreso y zass!! una avispa negra del tamaño de un tábano me clava su aguijón en el dedo índice de la mano derecha ,de repente empiezo a sentir un dolor muy fuerte y una quemazón infernal mientras veía como mi dedo crecía hasta hacerse del tamaño de una morcilla de Burgos imposibilitandome poder  cerrar la mano.Empecé a gritar por el dolor y entonces Baltasar volvió a dejarme fuera de juego con sus respuestas.
-"No grites ó vendrán mas avispas y tendremos un problema."
Así que así estaba yo con la mano como Popeye y unas lágrimas como garbanzos,sin poder decir ni "mu" y acelerando el paso por si venían  las amigas de esta desgraciada y terminaban de ponerme como el muñeco de Michelin.

   

 Seguimos caminando pero en esta ocasión Baltasar nos llevo por una ruta muy abrupta y empinada. Él iba delante con paso rápido y ágil,nosotras le seguíamos como podíamos por esos caminos llenos de lodo...Era increíble como ese hombre pequeño y fibroso subía con tanta agilidad.Cuando le alcanzábamos el ya llevaba un rato esperando sentado sobre una piedra.
Casi una hora después de empezar a caminar comenzó a llover torrecialmente,lo que nos obligo a parar un buen rato  hasta que escampara y aprovechar para coger fuerzas ya que entre resbalón y resbalón por esas subidas a mi compi se le rajo toda la pernera del pantalón...¿Qué mas nos podía pasar?.




Paró de llover y continuamos camino.Baltasar nos da a escoger si seguir nuestra ruta por la selva  o salir a un páramo de pasto para ganado que nos acortaría el camino en un par de kilómetros....Pensamos que la opción del páramo era la mejor,salíamos a campo abierto y reducíamos el regreso al campamento.Empezábamos a estar un poco cansadas.




Entre lo que había llovido y lo lodoso que por si era este terreno,se hizo titánico poder caminar sin caer cada dos pasos  rodando por el suelo..Además estos pastos de hoja tan fina cortan como cuchillas,con lo cual ante el acto reflejo de agarrarse cuando una se cae,termine con las manos llenas de cortes...
Seguimos bajando y apenas a medio kilómetro del campamento y para rematar el día termine cayendo dentro de unas arenas movedizas que me cubrieron hasta las rodillas,una vez mas Baltasar fue mi salvador y gracias a él no termine engullida como Jonás en la ballena.

   
Así que podéis imaginar el animo y el cansancio que llevábamos,solo pensaba en llegar a mi cabaña que en ese momento me parecía el mejor hotel del mundo y poder tumbarme en el catre....
Creo que nuestras caras lo dicen todo aunque  es de reconocer que mi compi es la que mejor sale,que ya quisiera Lara Croff. Yo estoy hecha unos zorros.



  


Cuando por fín llegamos al campamento y me quite las botas de agua fuí feliz.Esa noche no salimos ni a cenar,nos sacudimos el polvo del camino y antes del anochecer estabámos durmiendo.Aquella noche no me molesto el ruido de la selva,ni las pisadas,ni las tarántulas.
Con todo y si tenéis ocasión recomiendo esta experiencia única llena de aventura y de cosas interesantes.

Photos by La Fragua Don't use them without permission.
   
Feliz Jueves.
Helen. 

9 comentarios:

  1. No quiero pensar lo que puede ser tener que hacer amistad con una tarántula y soportar el picotazo de una avispa.....Ufffff!
    Desde luego es una aventura inolvidable.
    Besos
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si,aventura para recordar y contar con un poco de humor.
      Gracias por visitarme Susana.Besos andinos. Helen.

      Eliminar
  2. Mira, sólo puedo decirte una cosa, y es que Baltasar es mi rey mago favorito, y si tu Baltasar no te hubiera salvado de las arenas movedizas (que siempre me recuerdan a las películas de sobremesa de la infancia, todo sea dicho), yo a este hombre se lo explicaba, ¡a ver!, ¿es que no se puede pasar miedo en esta vida???. Pero bueno, como te salvó la vida se lo vamos a perdonar todo, que si no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Baltasar es un hombre aguerrido de la selva...A mi me recordaba a los guias de las expediciones africanas,veia huellas donde yo veia hierbajos..Todo lo que te diga es poco y a mi me gusta el campo y la naturaleza pero esta ultima ruta me sobrepaso un poco..Aun asi y ya sabiendo a lo que voy,repeteria sin luagar a dudas.
      Saluditos.Helen.

      Eliminar
  3. Ayer me quedé a la mitad de esta entrada que me parece divertidísima y tan bien ilustrada como siempre.
    ¿Tú que llevas, un asistente audiovisual que va haciendo tomas de todito, todito?: ME ENCANTA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He decidido redactarlo en un tono mas divertido como cierre a la aventura de la selva,pero todo lo que cuento es la purisima verdad...Aquel dia lo recuerdo como muy duro no te creas.
      Y lo de las fotos ya sabes,tengo que fotografiar todo lo que veo y mas cuando una esta de ruta...Bsss.Me gusta que te guste.Helen. ;-)

      Eliminar
  4. aishhh! esos piececines alegres! ^^
    unas fotos chulísimas Helen!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Petdeloup,mis pobre pies estaban mas que felices,tuvimos que cruzar a nado casi 50 metros para llegar a una cascada,con una lluvia de cagarse,con lo cual se me mojó la ropa calcetines incluidos.Llevar los calcetines mojados es algo que no soporto a sí toda lista me pongo las botas e agua sin calcetines...Imaginate como estaban mis podre pies.
      Gracias por visitarme pet.Besitos andinos.Helen.

      Eliminar
  5. Vaya aventura de estas si que yo paso totalmente, la selva no es lo mio, en el campo una vez me pico una avispa bien grande yo iba pasando y de la nada como un avión en picada me cayó como un puñal con su aguijón el un brazo me dolió bastante se me hincho pero no tan exageradamente. Mis avispitas robocop se portan bien hasta el momento no las espanto ni las molesto en nada y convivimos en paz, besos :)

    ResponderEliminar

jueves, 25 de abril de 2013

UNA TARANTULA ,UNA AVISPA Y UNAS ARENAS MOVEDIZAS

He dejado para el final de nuestro periplo amazónico la parte menos amable y mas dura tanto física como psicologícamente.
Pase toda la noche oyendo un montón de ruidos y pasos al rededor de nuestra cabaña,pero mi valentía a las 3 de la mañana estaba en modo apagado y ni pensé en dejar mi catre con mosquitera para salir a mirar.
Al despertar me incorporé  en la colchoneta  y un simpático animalito negro, peludo del tamaño de mi mano y con ocho patas estaba posado en una viga de la cabaña mirando con suma atención a una mantis religiosa, y preparando el letal ataque para desayunarsela.....Di un salto,corriendo y descalza me fuí a buscar a Baltasar para que me salvara de semejante bicho. Esas tarántulas solo las había visto en los documentales de la 2 y en el museo de ciencias naturales,muertas y tras un cristal. 
El pobre Baltasar pensó que algo grave pasaba al verme llegar como alma que lleva el diablo.
-Baltasar,le dije..Ayudame hay una tarántula enorme en mi cabaña ..¿Que hago?.
Yo no tenia intención alguna de hacerle daño a semejante bicho,lo que quería es que se fuese de allí y poder vestirme tranquila...Pero la respuesta y la solución de Baltasar me dejo mas intranquila si cabe.
_"Ve a la cabaña y hazte amiga de la tarántula,así no te hará nada".....
Vamos ni harta de cocacola,una cosa es mimetizarse con el medio,tener sensibilidad hacia los animales y otra muy distintas es ponerme a intimar con esa pedazo de araña de pelos irritantes y aspecto amenazador.
Tras el ajetreado despertar,desyauno con agua de río y de nuevo a caminar...Empieza la aventura del día de hoy.

      
Llegamos a la entrada Este. Cogimos  un 4x4 hasta aquí, ya que nuestra ruta de hoy se encuentra a 20 kilómetros de nuestro campamento.
Cogemos el camino de ingreso y zass!! una avispa negra del tamaño de un tábano me clava su aguijón en el dedo índice de la mano derecha ,de repente empiezo a sentir un dolor muy fuerte y una quemazón infernal mientras veía como mi dedo crecía hasta hacerse del tamaño de una morcilla de Burgos imposibilitandome poder  cerrar la mano.Empecé a gritar por el dolor y entonces Baltasar volvió a dejarme fuera de juego con sus respuestas.
-"No grites ó vendrán mas avispas y tendremos un problema."
Así que así estaba yo con la mano como Popeye y unas lágrimas como garbanzos,sin poder decir ni "mu" y acelerando el paso por si venían  las amigas de esta desgraciada y terminaban de ponerme como el muñeco de Michelin.

   

 Seguimos caminando pero en esta ocasión Baltasar nos llevo por una ruta muy abrupta y empinada. Él iba delante con paso rápido y ágil,nosotras le seguíamos como podíamos por esos caminos llenos de lodo...Era increíble como ese hombre pequeño y fibroso subía con tanta agilidad.Cuando le alcanzábamos el ya llevaba un rato esperando sentado sobre una piedra.
Casi una hora después de empezar a caminar comenzó a llover torrecialmente,lo que nos obligo a parar un buen rato  hasta que escampara y aprovechar para coger fuerzas ya que entre resbalón y resbalón por esas subidas a mi compi se le rajo toda la pernera del pantalón...¿Qué mas nos podía pasar?.




Paró de llover y continuamos camino.Baltasar nos da a escoger si seguir nuestra ruta por la selva  o salir a un páramo de pasto para ganado que nos acortaría el camino en un par de kilómetros....Pensamos que la opción del páramo era la mejor,salíamos a campo abierto y reducíamos el regreso al campamento.Empezábamos a estar un poco cansadas.




Entre lo que había llovido y lo lodoso que por si era este terreno,se hizo titánico poder caminar sin caer cada dos pasos  rodando por el suelo..Además estos pastos de hoja tan fina cortan como cuchillas,con lo cual ante el acto reflejo de agarrarse cuando una se cae,termine con las manos llenas de cortes...
Seguimos bajando y apenas a medio kilómetro del campamento y para rematar el día termine cayendo dentro de unas arenas movedizas que me cubrieron hasta las rodillas,una vez mas Baltasar fue mi salvador y gracias a él no termine engullida como Jonás en la ballena.

   
Así que podéis imaginar el animo y el cansancio que llevábamos,solo pensaba en llegar a mi cabaña que en ese momento me parecía el mejor hotel del mundo y poder tumbarme en el catre....
Creo que nuestras caras lo dicen todo aunque  es de reconocer que mi compi es la que mejor sale,que ya quisiera Lara Croff. Yo estoy hecha unos zorros.



  


Cuando por fín llegamos al campamento y me quite las botas de agua fuí feliz.Esa noche no salimos ni a cenar,nos sacudimos el polvo del camino y antes del anochecer estabámos durmiendo.Aquella noche no me molesto el ruido de la selva,ni las pisadas,ni las tarántulas.
Con todo y si tenéis ocasión recomiendo esta experiencia única llena de aventura y de cosas interesantes.

Photos by La Fragua Don't use them without permission.
   
Feliz Jueves.
Helen. 

9 comentarios:

  1. No quiero pensar lo que puede ser tener que hacer amistad con una tarántula y soportar el picotazo de una avispa.....Ufffff!
    Desde luego es una aventura inolvidable.
    Besos
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si,aventura para recordar y contar con un poco de humor.
      Gracias por visitarme Susana.Besos andinos. Helen.

      Eliminar
  2. Mira, sólo puedo decirte una cosa, y es que Baltasar es mi rey mago favorito, y si tu Baltasar no te hubiera salvado de las arenas movedizas (que siempre me recuerdan a las películas de sobremesa de la infancia, todo sea dicho), yo a este hombre se lo explicaba, ¡a ver!, ¿es que no se puede pasar miedo en esta vida???. Pero bueno, como te salvó la vida se lo vamos a perdonar todo, que si no...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Baltasar es un hombre aguerrido de la selva...A mi me recordaba a los guias de las expediciones africanas,veia huellas donde yo veia hierbajos..Todo lo que te diga es poco y a mi me gusta el campo y la naturaleza pero esta ultima ruta me sobrepaso un poco..Aun asi y ya sabiendo a lo que voy,repeteria sin luagar a dudas.
      Saluditos.Helen.

      Eliminar
  3. Ayer me quedé a la mitad de esta entrada que me parece divertidísima y tan bien ilustrada como siempre.
    ¿Tú que llevas, un asistente audiovisual que va haciendo tomas de todito, todito?: ME ENCANTA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He decidido redactarlo en un tono mas divertido como cierre a la aventura de la selva,pero todo lo que cuento es la purisima verdad...Aquel dia lo recuerdo como muy duro no te creas.
      Y lo de las fotos ya sabes,tengo que fotografiar todo lo que veo y mas cuando una esta de ruta...Bsss.Me gusta que te guste.Helen. ;-)

      Eliminar
  4. aishhh! esos piececines alegres! ^^
    unas fotos chulísimas Helen!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Petdeloup,mis pobre pies estaban mas que felices,tuvimos que cruzar a nado casi 50 metros para llegar a una cascada,con una lluvia de cagarse,con lo cual se me mojó la ropa calcetines incluidos.Llevar los calcetines mojados es algo que no soporto a sí toda lista me pongo las botas e agua sin calcetines...Imaginate como estaban mis podre pies.
      Gracias por visitarme pet.Besitos andinos.Helen.

      Eliminar
  5. Vaya aventura de estas si que yo paso totalmente, la selva no es lo mio, en el campo una vez me pico una avispa bien grande yo iba pasando y de la nada como un avión en picada me cayó como un puñal con su aguijón el un brazo me dolió bastante se me hincho pero no tan exageradamente. Mis avispitas robocop se portan bien hasta el momento no las espanto ni las molesto en nada y convivimos en paz, besos :)

    ResponderEliminar