miércoles, 3 de abril de 2013

SANTO DOMINGO DE LOS COLORADOS,TIERRA DE TSACHILAS.

Serian mas de las 10 de la mañana cuando paramos a desayunar,habíamos salido de madrugada para evitar el trafico y porque nuestro viaje se demoraba casi 6  horas  hasta nuestro destino,Santa Marianita del Toache.
Santa Marianita del Toache es una pequeña parroquia rural en la provincia de Santo Domingo de los Tsachilas,tierra de los Jíbaros o reductores de cabezas. 

Nos detuvimos en " La Nariz del Diablo",una roca tallada que guarda una curiosa leyenda.
Se cuenta  que el mismísimo Satanás se le presentó en sueños a un labrador local y que le insto a hacerle este monumento o sus cosechas no volverían a dar fruto jamas....Y así lo hizo,verdad o no,el caso es que aquí esta la piedra tallada.

  
Retomamos carretera y llegamos al pueblo siguiente,ahora si a desayunar!!!.

 
Un estupendo hornado de cerdo para coger calorías,el hornado es básicamente cerdo al horno con mote,canguil y encurtido de cebolla y tomate.



 Con fuerzas repuestas podemos continuar camino hasta Santo Domingo.Toca disfrutar del paisaje.



  
Pensábamos que nos libraríamos pero al final nos cogió el atasco,el puerto de montaña es bastante tortuoso y un trailer había quedado caído en mitad de la carretera,así que nos toco armarnos de paciencia,no quedaba de otra.


Después de tres horas de atasco por fin podemos continuar camino.

  

 Llegamos,el viaje había sido de 11 horas,cansados no pudimos montar la tienda de campaña,así que tuvimos que pedir posada a nuestros anfitriones y para relajarnos de la pesadez del coche fuimos a visitar a unos paisanos que nos refrescaron el gaznate.

  
Nuestros anfitriones son gente de campo y se dedican al ganado,nuestra visita coincidía con la vacunación de unas reses y como suele pasar en estos lugares,se levantan antes del amanecer desayunan de forma potente y cogen camino a la finca.
Desde Santa Marianita del Toache a la finca hay tres horas caminando (tres de ida y tres de vuelta),escasos 45 minutos en coche y estas personas de mas de 60 años hacen este viaje a pie todos los días .Nosotros aprovechando el 4x4 decidimos subir hasta arriba con ellos,eso si dejamos montando la tienda de campaña.


 La tienda la montamos en la azotea de la casa y esto es lo que se ve hacia abajo.



   Desayunamos yuca frita y café.Observar que estas gentes son muy, muy humildes,pero se desviven en hospitalidad para que te sientas como en casa dentro de sus posibilidades que son bastante limitadas, todo les parece poco para que te sientas bien. 
Cuando se viaja a estos sitios hay que ir preparado física y psicológicaente a lo que te vas a encontrar,es otra forma de vida y otra cultura,no hay comodidades y algo tan básico como una ducha se hace en el río o con agua de la lavandería,no hay  señal de radio ni de teléfono móvil..... 



 
Aunque no os lo creáis, esto es la cocina de la casa
Empezamos la subida a la finca por caminos estrechos y llenos de barro.
El mejor calzado para este tipo de terreno son las botas de agua,con ellas evitaremos resbalar en el lodo y que nos puedan picar serpientes o escorpiones,animalitos muy habituales por estas tierras.

 
 Atrás queda el pueblo.

  
Y mientras subimos vemos algunas casas dispersas en el monte.


Ahora nos toca cruzar el puente,el río viene crecido y esperamos poder pasar con el 4x4 sin problemas.




  
Perfecto,pasamos justos pero pasamos.

Llegamos a la finca y lo primero que hicimos fue subir a ver al ganado para vacunarlo.
Las reses andan sueltas ,así que tuvimos que bajar a una cañada a buscarlo para poderlo subir a las talanqueras.






  

Mientras subía el ganado me encontré a una amiga de vivos colores.

   Con las reses vacunadas y listas en las talanqueras es hora de ir a comer,así que emprendemos camino hasta la casa, que nuestros anfitriones tienen en el monte y donde suele pernoctar para no tener que bajar al pueblo cuando les cae la noche o hace mal tiempo.





Caminamos dos kilómetros hasta llegar a la casa. Allí cuentan con una piscina natural para criar sus propios peces que utilizan para el consumo,animales de granja como cerdos y gallinas y todo tipo de frutales que les suministra el alimento necesario.
  


Es hora de afilar los cuchillos para pescar,todo un arte ya que lo hacen a mano y con red.






 









Carlos Y Lucho van a ser nuestros pescadores,destras nuestra anfitriona Doña Elena,supervisando la operación.

 


Vamos a limpiar pescado !!!!

  Carlos es todo un experto 



Ahora toca cocinarlos.
La casa de la finca tiene mas comodidades que la del pueblo ó por lo menos eso es lo que nos cuenta Doña Elena.La cocina es de leña construida  al estilo de aquí,sobre unos pilares de ladrillo una cama de arena y varilla de hierro.



El perolo de arroz indispensable para la comida.Es ingrediente básico para cualquier plato,se podría estar comiendo arroz todo el día,papas con arroz,pasta con arroz etc






En la casa no se oye mas ruido que el del propio monte,no hay tv,tienen una vieja radio que en ocasiones coge una emisora nacional,pero según comentan depende de como este el clima.

Estas personas,no se si por el hecho de estar tanto tiempo en el campo,son muy poco habladoras,autesras, pero no paran de trabajar.

Teníamos la sensacion de estar completamente solos.







  Marisela,esta haciendo los deberes del colegio antes de comer,como no tienen mas mesas y esta le queda muy alta,se ha inventado este mini pupitre para estar mas cómoda.

Doña Elena en su cocina.


A la hora de comer cada uno se sienta en donde puede  con su plato en la mano,no hay servilletas ni cubiertos,como mucho una cuchara para poder  comer el arroz,el pescado por supuesto se come con las manos .
Un solo plato,si quieres postre te das un paseo por la finca y "chupas" mangos ó naranjas.
Estas gentes no sufren de obesidad ni de problemas de tensión,están fibrosos y fuertes,y con una agilidad increíble. 
Al terminar le entregamos el plato a  Doña Elena,con un "Dios le pague", frase hecha que sustituye a gracias estaba buenisimo.

Vamos a las escaleras a reposar y adormecernos con el paisaje.




Un par de horas mas y decidimos bajar de regreso al pueblo,nos esperaba una noche con mucho trabajo.
Las nietas de Doña Elena que llevaban en la finca tres días,decidieron bajarse con nosotros,la novedad de ver gentes nuevas las hacia estar inquietas y expectantes,todo lo preguntaban y nos cogían de la mano como si nos conocieran de toda la vida,inspiraban mucha ternura.

 


Después de todo el día jugando y correteando,no pudo mas y el sueño la venció.


De nuevo en el pueblo es hora de lavarnos un poco y recoger a los pollos.



Cae la noche, en el patio de la casa comentamos la jornada y los planes para el día siguiente.No hace frío la temperatura  es muy agradable y hemos tenido suerte ya que en estas tierras suele llover con abundancia.
Para festejar nuestra visita y darle gracias a sus ancentros deciden matar un cerdo para hacer fritada al día siguiente.
Así que tuvimos que participar en la matanza,ya que se hacia en nuestro honor y seria una ofensa no estar presentes.

Don Guillermo marido de Doña Elena  y sus hijos sopletando al "chancho".


Ahora que ya esta sopleteado se le saca el "cuero" para hacerlo a la brasa  donde queda muy crujiente .Mejor que cualquier corteza que se pueda comprar.
Se descuartiza y se deja toda la noche en una "paila" de cobre,la sangre y las tripas para hacer morcillas de col y arroz. 





Ahora nos vamos a dormir,mañana también tenemos un día duro.

Como de costumbre nos levantamos antes del alba,desayuno completo y potente...Ahora vamos a recolectar cacao.
Como bien sabéis del cacao sale el chocolate,pero no muchos sabréis cual su fruto ni  como se consigue atraves de sus pepas tan delicioso alimento.


El cacao parece un balón de rugbi rugoso de un color rojo intenso,cuando se abre se aprecia un algodón blanco que rodea las pepas,que parecen "liches",estas pepas se chupan y se guardan para secar,ya que de ahí sale el chocolate.

Cacao en el árbol.






 Las pepas una vez secas,se tuestan en una sarten se les añade azúcar al gusto también se le añade canela  y  se muelen en caliente,la pasta resultante deja enfriar en moldes y ya tenemos chocolate con un 100% de pureza.



 Este es el árbol del cacao con su flor y así queda el campo despues de recoger el fruto y pudrirse las cascaras.



Aquí nos dividimos unos nos fuimos a recorrer el pueblo y otros a llevar la cosecha a casa.
Así que cogimos camino y nos plantamos en el centro del pueblo,el cual esta constituido por cuatro calles,un parque y un cementerio...Eso si,increíble el tema de la seguridad.Los vecinos pueden dejar tranquilamente abiertas sus casas,de hecho no vi cerrojos ni candados por ningún sitio,según me contaron al ultimo que cogieron robando lo quemaron vivo,se que es una brutalidad lo que estoy diciendo,pero es lo que anteriormente comentaba,otra cultura otras  costumbres,mas adelante en otro post os hablare de la "Justicia indígena" que no se queda corta comaparda con esta.

Entrada al parque 


Leyenda del parque
   Este es el bus que une al Toache con la ciudad de Santo Domingo,hace su recorrido diariamente y tarda aproximadamente una hora y media.


 Lo dicho el pueblo son cuatro calles.



Todo pueblo que se precie tiene su cementerio,este del Toache es peculiar pues se encuentra en la calle principal de pueblo y en un estado lamentable la verdad,pregunte si estaba en uso ya que al encontrarse las lapidas en semejante estado me pareció raro, y me dijeron que si y que las tumbas abiertas eran por exumaciones recientes.No tiene tapia ni cerramiento alguno,esta como se ve,abierto.

  

La noche anterior dejamos el "chancho" troceado en la paila de cobre,así que vamos a hacer una rica fritada  en leña para merendar.
El secreto,no parar de moverla.

  
  Cansa,buenos brazos sale con esto.

  Y no estamos posando para foto,que la hicimos y salio buenisima.

Dimos cuenta de la fritada y comenzamos a preparar el regreso.




 

Una lastima que las papayas estuviesen verdes,me llevaría un par de ellas, pero no nos quejamos de lo que cargamos en el coche parecíamos un puesto ambulante.


Nos hicieron prometer que volveríamos después de Pascua,nacía un ternero y había venta de ganado y así lo haremos.
 Gracias a Don Guillermo y Doña Elena por su hospitalidad y por todas las cosas que nos han enseñado,tan simples pero a la vez tan necesarias y tan olvidadas en los tiempos que vivimos.

 




El Toache queda atrás,la carretera nos espera con su camino sinuoso y de fondo en el cd del  coche  suena " Dust in the wind " de los "Eagless".






8 comentarios:

  1. ¿No has pensado en proponerle a "Fran de la Jungla" hacer la versión femenina de su programa de TV?
    Fantástico viaje, explicación guiada y fotografías!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Si,la vamos a llamar "Paca la del monte" ...Gracias Piola ;-)

    ResponderEliminar
  3. O mejor, "Crónicas de Ultramar"...por Paca la del Monte....
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Lo habia pensado,pero ese nombre ya esta cogido...Tendre que penar en otra cosa.

    ResponderEliminar
  5. qué maravilla, de verdad te agradezco en gordo tanto detalle y tanta instantánea de tu recorrido. Esto sí que es viajar desde la lejanía. Me ha fascinado. Seguiré de cerca tus recorridos. Y comparto este post.
    Van abrazos desde Lanzarote. (una viajera desconsolada)
    ;o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepa... ¿de que vale conocer si no compartimos? Un saludo :)

      Eliminar
  6. Muy buen post...soy de Santo Domingo y de veras es una linda tierra...solo un detalle...no es "Toache", sino "Toachi"..

    Saludos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Andres por tus palabras y en seguida lo rectificamos.. Un abrazo :)

      Eliminar

miércoles, 3 de abril de 2013

SANTO DOMINGO DE LOS COLORADOS,TIERRA DE TSACHILAS.

Serian mas de las 10 de la mañana cuando paramos a desayunar,habíamos salido de madrugada para evitar el trafico y porque nuestro viaje se demoraba casi 6  horas  hasta nuestro destino,Santa Marianita del Toache.
Santa Marianita del Toache es una pequeña parroquia rural en la provincia de Santo Domingo de los Tsachilas,tierra de los Jíbaros o reductores de cabezas. 

Nos detuvimos en " La Nariz del Diablo",una roca tallada que guarda una curiosa leyenda.
Se cuenta  que el mismísimo Satanás se le presentó en sueños a un labrador local y que le insto a hacerle este monumento o sus cosechas no volverían a dar fruto jamas....Y así lo hizo,verdad o no,el caso es que aquí esta la piedra tallada.

  
Retomamos carretera y llegamos al pueblo siguiente,ahora si a desayunar!!!.

 
Un estupendo hornado de cerdo para coger calorías,el hornado es básicamente cerdo al horno con mote,canguil y encurtido de cebolla y tomate.



 Con fuerzas repuestas podemos continuar camino hasta Santo Domingo.Toca disfrutar del paisaje.



  
Pensábamos que nos libraríamos pero al final nos cogió el atasco,el puerto de montaña es bastante tortuoso y un trailer había quedado caído en mitad de la carretera,así que nos toco armarnos de paciencia,no quedaba de otra.


Después de tres horas de atasco por fin podemos continuar camino.

  

 Llegamos,el viaje había sido de 11 horas,cansados no pudimos montar la tienda de campaña,así que tuvimos que pedir posada a nuestros anfitriones y para relajarnos de la pesadez del coche fuimos a visitar a unos paisanos que nos refrescaron el gaznate.

  
Nuestros anfitriones son gente de campo y se dedican al ganado,nuestra visita coincidía con la vacunación de unas reses y como suele pasar en estos lugares,se levantan antes del amanecer desayunan de forma potente y cogen camino a la finca.
Desde Santa Marianita del Toache a la finca hay tres horas caminando (tres de ida y tres de vuelta),escasos 45 minutos en coche y estas personas de mas de 60 años hacen este viaje a pie todos los días .Nosotros aprovechando el 4x4 decidimos subir hasta arriba con ellos,eso si dejamos montando la tienda de campaña.


 La tienda la montamos en la azotea de la casa y esto es lo que se ve hacia abajo.



   Desayunamos yuca frita y café.Observar que estas gentes son muy, muy humildes,pero se desviven en hospitalidad para que te sientas como en casa dentro de sus posibilidades que son bastante limitadas, todo les parece poco para que te sientas bien. 
Cuando se viaja a estos sitios hay que ir preparado física y psicológicaente a lo que te vas a encontrar,es otra forma de vida y otra cultura,no hay comodidades y algo tan básico como una ducha se hace en el río o con agua de la lavandería,no hay  señal de radio ni de teléfono móvil..... 



 
Aunque no os lo creáis, esto es la cocina de la casa
Empezamos la subida a la finca por caminos estrechos y llenos de barro.
El mejor calzado para este tipo de terreno son las botas de agua,con ellas evitaremos resbalar en el lodo y que nos puedan picar serpientes o escorpiones,animalitos muy habituales por estas tierras.

 
 Atrás queda el pueblo.

  
Y mientras subimos vemos algunas casas dispersas en el monte.


Ahora nos toca cruzar el puente,el río viene crecido y esperamos poder pasar con el 4x4 sin problemas.




  
Perfecto,pasamos justos pero pasamos.

Llegamos a la finca y lo primero que hicimos fue subir a ver al ganado para vacunarlo.
Las reses andan sueltas ,así que tuvimos que bajar a una cañada a buscarlo para poderlo subir a las talanqueras.






  

Mientras subía el ganado me encontré a una amiga de vivos colores.

   Con las reses vacunadas y listas en las talanqueras es hora de ir a comer,así que emprendemos camino hasta la casa, que nuestros anfitriones tienen en el monte y donde suele pernoctar para no tener que bajar al pueblo cuando les cae la noche o hace mal tiempo.





Caminamos dos kilómetros hasta llegar a la casa. Allí cuentan con una piscina natural para criar sus propios peces que utilizan para el consumo,animales de granja como cerdos y gallinas y todo tipo de frutales que les suministra el alimento necesario.
  


Es hora de afilar los cuchillos para pescar,todo un arte ya que lo hacen a mano y con red.






 









Carlos Y Lucho van a ser nuestros pescadores,destras nuestra anfitriona Doña Elena,supervisando la operación.

 


Vamos a limpiar pescado !!!!

  Carlos es todo un experto 



Ahora toca cocinarlos.
La casa de la finca tiene mas comodidades que la del pueblo ó por lo menos eso es lo que nos cuenta Doña Elena.La cocina es de leña construida  al estilo de aquí,sobre unos pilares de ladrillo una cama de arena y varilla de hierro.



El perolo de arroz indispensable para la comida.Es ingrediente básico para cualquier plato,se podría estar comiendo arroz todo el día,papas con arroz,pasta con arroz etc






En la casa no se oye mas ruido que el del propio monte,no hay tv,tienen una vieja radio que en ocasiones coge una emisora nacional,pero según comentan depende de como este el clima.

Estas personas,no se si por el hecho de estar tanto tiempo en el campo,son muy poco habladoras,autesras, pero no paran de trabajar.

Teníamos la sensacion de estar completamente solos.







  Marisela,esta haciendo los deberes del colegio antes de comer,como no tienen mas mesas y esta le queda muy alta,se ha inventado este mini pupitre para estar mas cómoda.

Doña Elena en su cocina.


A la hora de comer cada uno se sienta en donde puede  con su plato en la mano,no hay servilletas ni cubiertos,como mucho una cuchara para poder  comer el arroz,el pescado por supuesto se come con las manos .
Un solo plato,si quieres postre te das un paseo por la finca y "chupas" mangos ó naranjas.
Estas gentes no sufren de obesidad ni de problemas de tensión,están fibrosos y fuertes,y con una agilidad increíble. 
Al terminar le entregamos el plato a  Doña Elena,con un "Dios le pague", frase hecha que sustituye a gracias estaba buenisimo.

Vamos a las escaleras a reposar y adormecernos con el paisaje.




Un par de horas mas y decidimos bajar de regreso al pueblo,nos esperaba una noche con mucho trabajo.
Las nietas de Doña Elena que llevaban en la finca tres días,decidieron bajarse con nosotros,la novedad de ver gentes nuevas las hacia estar inquietas y expectantes,todo lo preguntaban y nos cogían de la mano como si nos conocieran de toda la vida,inspiraban mucha ternura.

 


Después de todo el día jugando y correteando,no pudo mas y el sueño la venció.


De nuevo en el pueblo es hora de lavarnos un poco y recoger a los pollos.



Cae la noche, en el patio de la casa comentamos la jornada y los planes para el día siguiente.No hace frío la temperatura  es muy agradable y hemos tenido suerte ya que en estas tierras suele llover con abundancia.
Para festejar nuestra visita y darle gracias a sus ancentros deciden matar un cerdo para hacer fritada al día siguiente.
Así que tuvimos que participar en la matanza,ya que se hacia en nuestro honor y seria una ofensa no estar presentes.

Don Guillermo marido de Doña Elena  y sus hijos sopletando al "chancho".


Ahora que ya esta sopleteado se le saca el "cuero" para hacerlo a la brasa  donde queda muy crujiente .Mejor que cualquier corteza que se pueda comprar.
Se descuartiza y se deja toda la noche en una "paila" de cobre,la sangre y las tripas para hacer morcillas de col y arroz. 





Ahora nos vamos a dormir,mañana también tenemos un día duro.

Como de costumbre nos levantamos antes del alba,desayuno completo y potente...Ahora vamos a recolectar cacao.
Como bien sabéis del cacao sale el chocolate,pero no muchos sabréis cual su fruto ni  como se consigue atraves de sus pepas tan delicioso alimento.


El cacao parece un balón de rugbi rugoso de un color rojo intenso,cuando se abre se aprecia un algodón blanco que rodea las pepas,que parecen "liches",estas pepas se chupan y se guardan para secar,ya que de ahí sale el chocolate.

Cacao en el árbol.






 Las pepas una vez secas,se tuestan en una sarten se les añade azúcar al gusto también se le añade canela  y  se muelen en caliente,la pasta resultante deja enfriar en moldes y ya tenemos chocolate con un 100% de pureza.



 Este es el árbol del cacao con su flor y así queda el campo despues de recoger el fruto y pudrirse las cascaras.



Aquí nos dividimos unos nos fuimos a recorrer el pueblo y otros a llevar la cosecha a casa.
Así que cogimos camino y nos plantamos en el centro del pueblo,el cual esta constituido por cuatro calles,un parque y un cementerio...Eso si,increíble el tema de la seguridad.Los vecinos pueden dejar tranquilamente abiertas sus casas,de hecho no vi cerrojos ni candados por ningún sitio,según me contaron al ultimo que cogieron robando lo quemaron vivo,se que es una brutalidad lo que estoy diciendo,pero es lo que anteriormente comentaba,otra cultura otras  costumbres,mas adelante en otro post os hablare de la "Justicia indígena" que no se queda corta comaparda con esta.

Entrada al parque 


Leyenda del parque
   Este es el bus que une al Toache con la ciudad de Santo Domingo,hace su recorrido diariamente y tarda aproximadamente una hora y media.


 Lo dicho el pueblo son cuatro calles.



Todo pueblo que se precie tiene su cementerio,este del Toache es peculiar pues se encuentra en la calle principal de pueblo y en un estado lamentable la verdad,pregunte si estaba en uso ya que al encontrarse las lapidas en semejante estado me pareció raro, y me dijeron que si y que las tumbas abiertas eran por exumaciones recientes.No tiene tapia ni cerramiento alguno,esta como se ve,abierto.

  

La noche anterior dejamos el "chancho" troceado en la paila de cobre,así que vamos a hacer una rica fritada  en leña para merendar.
El secreto,no parar de moverla.

  
  Cansa,buenos brazos sale con esto.

  Y no estamos posando para foto,que la hicimos y salio buenisima.

Dimos cuenta de la fritada y comenzamos a preparar el regreso.




 

Una lastima que las papayas estuviesen verdes,me llevaría un par de ellas, pero no nos quejamos de lo que cargamos en el coche parecíamos un puesto ambulante.


Nos hicieron prometer que volveríamos después de Pascua,nacía un ternero y había venta de ganado y así lo haremos.
 Gracias a Don Guillermo y Doña Elena por su hospitalidad y por todas las cosas que nos han enseñado,tan simples pero a la vez tan necesarias y tan olvidadas en los tiempos que vivimos.

 




El Toache queda atrás,la carretera nos espera con su camino sinuoso y de fondo en el cd del  coche  suena " Dust in the wind " de los "Eagless".






8 comentarios:

  1. ¿No has pensado en proponerle a "Fran de la Jungla" hacer la versión femenina de su programa de TV?
    Fantástico viaje, explicación guiada y fotografías!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Si,la vamos a llamar "Paca la del monte" ...Gracias Piola ;-)

    ResponderEliminar
  3. O mejor, "Crónicas de Ultramar"...por Paca la del Monte....
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Lo habia pensado,pero ese nombre ya esta cogido...Tendre que penar en otra cosa.

    ResponderEliminar
  5. qué maravilla, de verdad te agradezco en gordo tanto detalle y tanta instantánea de tu recorrido. Esto sí que es viajar desde la lejanía. Me ha fascinado. Seguiré de cerca tus recorridos. Y comparto este post.
    Van abrazos desde Lanzarote. (una viajera desconsolada)
    ;o)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepa... ¿de que vale conocer si no compartimos? Un saludo :)

      Eliminar
  6. Muy buen post...soy de Santo Domingo y de veras es una linda tierra...solo un detalle...no es "Toache", sino "Toachi"..

    Saludos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Andres por tus palabras y en seguida lo rectificamos.. Un abrazo :)

      Eliminar