viernes, 5 de abril de 2013

LA CASA DE HELIODORO AYALA.

En todas las partes del mundo hay sitios con encanto. En Ibarra existe una casa que en especial me gusta por su elegancia y simplicidad y que conserva todo el sabor de las antiguas casas Ibarreñas.
Es la casa de la familia Ayala. Heliodoro Ayala fue un emigrante de Tulcán(Ciudad al norte de Ibarra,que hace frontera con Colombia) que se asentó en Ibarra a finales del siglo XIX . Combino su actividad de escribano publico con la agricultura y a principios del siglo XX era un hombre acaudalado.

Fachada actual de la casa de los Ayala. Foto de Marcelo Jaramillo Cisneros.


Las primeras casas de estilo "ibarreño" ó amerindio como se le suele denominar por aquí empezaron a construirse hacia 1872,después del "retorno" ( cada año se celebran las fiestas del retorno,que conmemoran la vuelta de la población a la ciudad después del terremoto del 16 de agosto de 1868 que debastó toda  Ibarra  y que les obligo a residir en las faldas del volcán Imbabura por 4 años).
De hermosas fachadas,todas eran de un piso con paredes muy altas, promedio de cuatro metros y anchas, por lo general de un metro cincuenta. 

Los elementos decorativos eran balcones de madera con barandas y pasamanos sencillos en línea recta. La entrada principal estaba a un costado de la construcción. La fachada era sencilla con grandes ventanales enmarcados. 








La familia Ayala ha usado esta casa como residencia familiar durante mas de 100 años. La casa fue la primera de tres pisos en Ibarra, diseñada por José Domingo Albuja. La construcción se realizó entre 1908 y 1915. Se asentó sobre arcos de cal y canto, con paredes de ladrillo y adobe, divisiones de bahareque.( Construcción a partir de palos ó cañas entre tejidos y barro)
Por un siglo la casa fue un centro familiar y social. Allí se celebraron fiestas familiares, velatorios, eventos culturales y reuniones políticas. También se realizaron banquetes en honor de altos funcionarios y se recibió a personajes que visitaban Ibarra. 


 En 1920 se empieza a adoptar el estilo neoclásico, aunque la influencia fue mínima. El patio era lo más sobresaliente. Aquí se adecuaba una pileta de piedra. Alrededor se construyeron las habitaciones, el espacio de las viviendas era extenso.


En el año 2004 el municipio de Ibarra le compra la casa a la familia Ayala con la intención de restaurarla y darle un uso publico y cultural,la reinaguración se lleva acabo en el año 2008.
 Se establece la Fundación Cultural Enrique Ayala Pasquel, que entregó en comodato para la casa, los muebles, obras de arte e implementos originales.

 En el tercer piso funciona la Dirección Municipal de Educación y Cultura. Varias habitaciones del segundo piso (escritorio, salón principal, oratorio, cuarto de huéspedes) albergan muebles, obras de arte, recuerdos familiares y de la trayectoria de la ciudad. En los corredores se conserva una colección de imágenes históricas de Ibarra. 




 En la planta baja se ha abierto un restaurante y se habilitó un aula de uso múltiple. Los ambientes se destinan ahora a actividades sociales, artísticas y culturales.

El restaurante se llama "olor a café" y combina la restauración con el uso del patio para tomar el aperitivo o una copa por la noche.



  No puedo negar que es uno de mis rincones favoritos de la ciudad, aunque los precios del restaurante son un poco altos,con respecto al resto de negocios de este tipo...Muy enfocado a los extranjeros,pero merece la pena pagar 3$ por una cerveza y disfrutar de tan maravilloso edificio en su patio  interior.




Todas las casas tienen una historia,solo hay que esperar que alguien recoja la memoria y nos la cuente.

Feliz Viernes. --> -->

4 comentarios:

  1. Me encanta la frase con la que concluyes la entrada.
    Preciosa la casa y las fotografías.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Es asi ¿no?...Gracias,besos andinos y buen finde ;-)

    ResponderEliminar
  3. Me parece preciosa, La fachada a simple vista me parece que podría estar en una ciudad europea el interior ya me recuerda más a la típica casa de Indiano o que tenemos por aquí, en Asturias.
    Que necesario es proteger este tipo de edificios.
    Besos
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón.Por belleza y por hsitoria son edificios a mantener y preservar...La fachada por lo que tengo entendido fue rehabilitada hace unos años...
      Gracias por recuperar esta entrada de una contadora de historias.Besos.Helen.

      Eliminar

viernes, 5 de abril de 2013

LA CASA DE HELIODORO AYALA.

En todas las partes del mundo hay sitios con encanto. En Ibarra existe una casa que en especial me gusta por su elegancia y simplicidad y que conserva todo el sabor de las antiguas casas Ibarreñas.
Es la casa de la familia Ayala. Heliodoro Ayala fue un emigrante de Tulcán(Ciudad al norte de Ibarra,que hace frontera con Colombia) que se asentó en Ibarra a finales del siglo XIX . Combino su actividad de escribano publico con la agricultura y a principios del siglo XX era un hombre acaudalado.

Fachada actual de la casa de los Ayala. Foto de Marcelo Jaramillo Cisneros.


Las primeras casas de estilo "ibarreño" ó amerindio como se le suele denominar por aquí empezaron a construirse hacia 1872,después del "retorno" ( cada año se celebran las fiestas del retorno,que conmemoran la vuelta de la población a la ciudad después del terremoto del 16 de agosto de 1868 que debastó toda  Ibarra  y que les obligo a residir en las faldas del volcán Imbabura por 4 años).
De hermosas fachadas,todas eran de un piso con paredes muy altas, promedio de cuatro metros y anchas, por lo general de un metro cincuenta. 

Los elementos decorativos eran balcones de madera con barandas y pasamanos sencillos en línea recta. La entrada principal estaba a un costado de la construcción. La fachada era sencilla con grandes ventanales enmarcados. 








La familia Ayala ha usado esta casa como residencia familiar durante mas de 100 años. La casa fue la primera de tres pisos en Ibarra, diseñada por José Domingo Albuja. La construcción se realizó entre 1908 y 1915. Se asentó sobre arcos de cal y canto, con paredes de ladrillo y adobe, divisiones de bahareque.( Construcción a partir de palos ó cañas entre tejidos y barro)
Por un siglo la casa fue un centro familiar y social. Allí se celebraron fiestas familiares, velatorios, eventos culturales y reuniones políticas. También se realizaron banquetes en honor de altos funcionarios y se recibió a personajes que visitaban Ibarra. 


 En 1920 se empieza a adoptar el estilo neoclásico, aunque la influencia fue mínima. El patio era lo más sobresaliente. Aquí se adecuaba una pileta de piedra. Alrededor se construyeron las habitaciones, el espacio de las viviendas era extenso.


En el año 2004 el municipio de Ibarra le compra la casa a la familia Ayala con la intención de restaurarla y darle un uso publico y cultural,la reinaguración se lleva acabo en el año 2008.
 Se establece la Fundación Cultural Enrique Ayala Pasquel, que entregó en comodato para la casa, los muebles, obras de arte e implementos originales.

 En el tercer piso funciona la Dirección Municipal de Educación y Cultura. Varias habitaciones del segundo piso (escritorio, salón principal, oratorio, cuarto de huéspedes) albergan muebles, obras de arte, recuerdos familiares y de la trayectoria de la ciudad. En los corredores se conserva una colección de imágenes históricas de Ibarra. 




 En la planta baja se ha abierto un restaurante y se habilitó un aula de uso múltiple. Los ambientes se destinan ahora a actividades sociales, artísticas y culturales.

El restaurante se llama "olor a café" y combina la restauración con el uso del patio para tomar el aperitivo o una copa por la noche.



  No puedo negar que es uno de mis rincones favoritos de la ciudad, aunque los precios del restaurante son un poco altos,con respecto al resto de negocios de este tipo...Muy enfocado a los extranjeros,pero merece la pena pagar 3$ por una cerveza y disfrutar de tan maravilloso edificio en su patio  interior.




Todas las casas tienen una historia,solo hay que esperar que alguien recoja la memoria y nos la cuente.

Feliz Viernes. --> -->

4 comentarios:

  1. Me encanta la frase con la que concluyes la entrada.
    Preciosa la casa y las fotografías.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Es asi ¿no?...Gracias,besos andinos y buen finde ;-)

    ResponderEliminar
  3. Me parece preciosa, La fachada a simple vista me parece que podría estar en una ciudad europea el interior ya me recuerda más a la típica casa de Indiano o que tenemos por aquí, en Asturias.
    Que necesario es proteger este tipo de edificios.
    Besos
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón.Por belleza y por hsitoria son edificios a mantener y preservar...La fachada por lo que tengo entendido fue rehabilitada hace unos años...
      Gracias por recuperar esta entrada de una contadora de historias.Besos.Helen.

      Eliminar