lunes, 15 de abril de 2013

EL PAICHE..SEÑOR DE LAS PROFUNDIDADES DE LOS RIOS AMAZONICOS.

El Paiche (Arapaima Gigas) es uno de los peces de agua dulce más grandes del planeta y está en peligro de extinción en los ríos de la Amazonia ecuatoriana.
Se encuentra a la cabeza de la pirámide alimenticia dentro de este ecosistema y cuando los tenemos cerca nos da la impresión de estar ante un animal de otros tiempos.
Tuvimos la oportunidad de observarlos en su hábitat natural en Pomona (Pastaza) y la verdad es que no nos dejo indiferentes. 
Miden entre 3 y 5 metros en su edad adulta y su peso oscila entre los 150 a 200 kilos.  


Es carnívoro como la piraña y se suele alimentar de tilapias y otros peces.Nos recomendaron no acercarnos mucho a la orilla, ya que cuando se les tira la carnaza sacan sus cabeza fuera del agua  y puede ser peligroso. En alguna ocasión se había caído algún pequeño animal al agua y  había sido rápidamente deborado por este pez.
Su cabeza y sus dientes recuerdan a un cocodrilo y su aspecto no es para nada amigable.

  




De carne muy apreciada por las comunidades indígenas,la pesca masiva de este animal por parte de las multinacionales  lo ha puesto en peligro de extinción y ahora existen piciculturas donde se crían para luego devolverlos a los ríos.
Las escamas se utilizan en el Amazonas como sustituto de lija para pulimento fino, para la confección artesanías (hojas, flores artificiales, cortinas, quitasueños, etc.), y como adorno de vestimentas típicas.

Lo que vulgarmente se considera como la lengua, se usa como utensilio para rallar la yuca y los bastones o pastas de guaraná, obtenidos de los granos tostados y molidos de la planta del mismo nombre.
Como el animal tiene un gran tamaño, rinde piezas de carne firme que pueden ser conservadas por varios meses a través de un proceso artesanal de salado y deshidratación, semejante al usado para el bacalao. El salado de la carne debe ser realizado inmediatamente después de su captura, cuando el pez se presenta absolutamente fresco. Días después debe ser lavado, escurrido y bien prensado, y luego secado por exposición al aire y al sol. Es común escuchar que la carne de paiche fresca es menos sabrosa que la salada, como sucede con el bacalao. En cambio los nativos de la Amazonia prefieren la carne fresca o simplemente sometida a una ligera salmuera.





  El agua oscura de las piscinas no permite observar a este pez de cuerpo entero,así que tenemos que conformarnos con estas imagenes.

Imagen de "Madre Tierra"

 Ya fuera del agua presenta este aspecto.

No tuvimos oportunidad  de probar su carne pero Wilson,miembro de la picicultura nos ofreció un sabroso caldo de pollo de campo que nos supo a gloria.


  
(Photos by La Fragua Don't use them without permission)


Feliz Martes. Helen. 

4 comentarios:

  1. Bueno, cambiasteis carne por pescado, pero mira que yo no soy vegetariana ni de vida muy al aire libre (no es que esté todo el día en casa, pero no estoy preparada para el campo, menos esas latitudes je,je), pues eso, que siendo una urbanita, y creo que tras la explicación de este pez gigante, su extinción, y todo lo que aprovechan al animalillo... creo que me hubiera quedado más contenta con el caldo de pollo, que por cierto me encanta. Un saludito

    ResponderEliminar
  2. No si tienes razon,despues de todo lo que nos contaron pues da reparo comerse al pobre pez,pero es que el caldo de pollo era con el pollo de la foto...Asi que no se que es peor ...Saludos andinos. Helen. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Wow, que pedazo de animal, Helen: miedito tenerle cerca!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me parecio muy feo y muy atemorizante..Para verlo de lejos como curiosidad y poco mas--;-)

      Eliminar

lunes, 15 de abril de 2013

EL PAICHE..SEÑOR DE LAS PROFUNDIDADES DE LOS RIOS AMAZONICOS.

El Paiche (Arapaima Gigas) es uno de los peces de agua dulce más grandes del planeta y está en peligro de extinción en los ríos de la Amazonia ecuatoriana.
Se encuentra a la cabeza de la pirámide alimenticia dentro de este ecosistema y cuando los tenemos cerca nos da la impresión de estar ante un animal de otros tiempos.
Tuvimos la oportunidad de observarlos en su hábitat natural en Pomona (Pastaza) y la verdad es que no nos dejo indiferentes. 
Miden entre 3 y 5 metros en su edad adulta y su peso oscila entre los 150 a 200 kilos.  


Es carnívoro como la piraña y se suele alimentar de tilapias y otros peces.Nos recomendaron no acercarnos mucho a la orilla, ya que cuando se les tira la carnaza sacan sus cabeza fuera del agua  y puede ser peligroso. En alguna ocasión se había caído algún pequeño animal al agua y  había sido rápidamente deborado por este pez.
Su cabeza y sus dientes recuerdan a un cocodrilo y su aspecto no es para nada amigable.

  




De carne muy apreciada por las comunidades indígenas,la pesca masiva de este animal por parte de las multinacionales  lo ha puesto en peligro de extinción y ahora existen piciculturas donde se crían para luego devolverlos a los ríos.
Las escamas se utilizan en el Amazonas como sustituto de lija para pulimento fino, para la confección artesanías (hojas, flores artificiales, cortinas, quitasueños, etc.), y como adorno de vestimentas típicas.

Lo que vulgarmente se considera como la lengua, se usa como utensilio para rallar la yuca y los bastones o pastas de guaraná, obtenidos de los granos tostados y molidos de la planta del mismo nombre.
Como el animal tiene un gran tamaño, rinde piezas de carne firme que pueden ser conservadas por varios meses a través de un proceso artesanal de salado y deshidratación, semejante al usado para el bacalao. El salado de la carne debe ser realizado inmediatamente después de su captura, cuando el pez se presenta absolutamente fresco. Días después debe ser lavado, escurrido y bien prensado, y luego secado por exposición al aire y al sol. Es común escuchar que la carne de paiche fresca es menos sabrosa que la salada, como sucede con el bacalao. En cambio los nativos de la Amazonia prefieren la carne fresca o simplemente sometida a una ligera salmuera.





  El agua oscura de las piscinas no permite observar a este pez de cuerpo entero,así que tenemos que conformarnos con estas imagenes.

Imagen de "Madre Tierra"

 Ya fuera del agua presenta este aspecto.

No tuvimos oportunidad  de probar su carne pero Wilson,miembro de la picicultura nos ofreció un sabroso caldo de pollo de campo que nos supo a gloria.


  
(Photos by La Fragua Don't use them without permission)


Feliz Martes. Helen. 

4 comentarios:

  1. Bueno, cambiasteis carne por pescado, pero mira que yo no soy vegetariana ni de vida muy al aire libre (no es que esté todo el día en casa, pero no estoy preparada para el campo, menos esas latitudes je,je), pues eso, que siendo una urbanita, y creo que tras la explicación de este pez gigante, su extinción, y todo lo que aprovechan al animalillo... creo que me hubiera quedado más contenta con el caldo de pollo, que por cierto me encanta. Un saludito

    ResponderEliminar
  2. No si tienes razon,despues de todo lo que nos contaron pues da reparo comerse al pobre pez,pero es que el caldo de pollo era con el pollo de la foto...Asi que no se que es peor ...Saludos andinos. Helen. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Wow, que pedazo de animal, Helen: miedito tenerle cerca!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me parecio muy feo y muy atemorizante..Para verlo de lejos como curiosidad y poco mas--;-)

      Eliminar